Decir 'no' de forma asertiva

junio 06, 2017

Decir 'no' de forma asertiva

Hay diferentes caminos y formas de manejar las situaciones por las que pasamos con nuestros pequeños, por eso lo que buscamos con este espacio no es decirte la única forma en la que se debe manejar la palabra no, sino mostrarte un camino que hemos recorrido y estudiado, y que te puede ser de ayuda para trabajar la frustración y las distintas emociones que se pueden sentir cuando somos pequeños hacia las respuestas negativas, y como trabajar con los niños el “no” de forma asertiva puede hacer de la comunicación y esta etapa de la vida, un poco más tranquila y fructífera.


Ahora sí, comencemos por lo primero, ¿Qué es ser asertivo? Un comportamiento social asertivo es aquel en el que expresamos nuestros pensamientos, sentimientos y emociones de manera consciente, honesta, directa y equilibrada respetando los pensamientos y creencias del otro. No soy más, ni soy menos que el otro, por eso escucho y respeto el espacio, las opiniones y la situación de mi interlocutor.

¿Para qué ser asertivo al decir “no”? Decir “no”, es muy importante para enseñarle a los niños que existen límites y normas, lo cual es una base para vivir en sociedad, cuando conozco mis limites conozco el respeto, sé hasta donde puedo llegar, hasta donde finaliza mi espacio y comienza el espacio de el otro, la libertad del otro. Los límites son imprescindibles para que el niño se sienta seguro y tranquilo, pues aprenderá qué puede hacer y qué no. Cuando hablamos de forma asertiva estamos invitando a nuestros niños a un diálogo, ellos no sentirán una imposición al decirles “no”, estarán más tranquilos y receptivos y se creará un respeto mutuo en la comunicación, por lo cual comenzarán a ver la palabra no como un límite, una señal de alerta, no como algo intolerable. Y en caso de que los pequeños reaccionen de forma agresiva o pasiva en la comunicación, si estamos hablando de forma asertiva, podremos canalizar mejor la conversación.
Es normal que los niños se molesten al escuchar una respuesta negativa, pero con el tiempo aprenderán la importancia de la palabra no y sabrán que muchas veces no se puede tener o hacer todo lo que se desea.

Si comenzamos a trabajar el “no” desde casa de forma asertiva, con nuestra familia, en confianza, será más fácil para los niños aprender a afrontar esas situaciones en las que obtendrá respuestas negativas en el transcurso de la vida y también más adelante se sentirán más seguros de utilizar la palabra no de forma autónoma para tomar decisiones.

Cuando sientas que se dificulta la comunicación con tu pequeño al decirle “no”, ten presentes estos elementos que te ayudarán a decir “no” de forma asertiva.

    • No des excusas y justificaciones. Mejor dile las razones por las cuales le estás diciendo “no”, explícale por qué tomaste esa decisión, con argumentos claros y sencillos de entender.
    • Lenguaje corporal. Se cercano, amable al decir no, mantén tu postura firme y de ser posible a su nivel, mantén contacto visual de forma relajada. Así el niño se sentirá seguro y tranquilo, pero entenderá que ya tomaste una decisión que no podrá cambiar.
    • Aspectos paralingüísticos. El tono de voz debe ser normal, igual a como le hablas normalmente, si es muy alto, pondrás al niño en alerta y a la defensiva, pues su primera emoción será el temor.
    • Criterios educativos. Cuando el “no” es hacia algo recurrente como una norma “No comas con las manos sucias” o “No juegues hasta terminar las tareas”, todos en la casa, padres, abuelos, tíos, deberán decirle los mismos criterios, de lo contrario el niño se sentirá enfadado. “¿Por qué a veces me dejan y otras veces no?”
    • Repetición. Explícale de forma asertiva las veces que sea necesario. A veces no entienden con la primera, otras veces comienza la pataleta, y lo mejor para esos casos es que ambos respiren profundo, pueden hacer juntos un ejercicio de respiracióoon leeenta. Cuando ambos estén más tranquilos, vuélvele a dar las razones de tu decisión.


¿Quieres recibir información?