Beneficios de la literatura para reconocer las emociones

febrero 10, 2018

Beneficios de la literatura para reconocer las emociones

Leer es una bonita forma de poder conocernos, de darnos cuenta qué despierta conscientemente en nosotros lo que leemos y ver cómo nos conectamos a través de las emociones a la obra literaria.

Los niños aprenden a través de los sentidos, y la literatura especialmente facilita este proceso con todos los sentidos que se activan al leer, los libros infantiles traen texturas, colores, ilustraciones y olores particulares, además casi siempre van acompañados de la voz del padre que le cuenta la historia, lo cual hace más fácil la comprensión y activa la curiosidad de los niños por la lectura, pues todos estos elementos hacen que el niño entre a ese universo que se le presenta en el libro, despertando emociones e incrementando el gusto por las historias y los libros. ¿Se han dado cuenta la cantidad de veces que un niño puede leer la misma historia?

Un gran beneficio de la lectura, en especial en temprana edad, es la imaginación que despierta, la cual es beneficiosa si se usa de una manera adecuada, pues aumenta la creatividad, a la vez que ayuda al niño a entender la realidad, pues le permite simular una realidad para poder entenderla.

De allí, que la literatura sea tan cercana al mundo de las emociones, y esto lo vemos, o mejor, lo sentimos cada vez que leemos algo y alguna emoción surge en nosotros, nos sentimos identificados, o nos ponemos en el papel de ese personaje al que tantas cosas le están sucediendo, hasta podemos llegar a pensar ¿Qué haría yo en su lugar?. El sentirnos identificados nos muestra un camino hacia la inteligencia emocional (esa capacidad que tenemos los seres humanos de reconocer las emociones propias y las de otras personas, la cual nos ayudará a tener mejores relaciones interpersonales) y la literatura al mostrarnos todo un universo de situaciones, personajes y emociones con las cuales nos podemos identificar o identificar a otras personas que nos rodean, puede ampliar el panorama de posibilidades y poder hacer conscientes la emociones.

Es por eso que desde temprana edad es bueno acercar a los niños a la literatura, es muy enriquecedor y es una forma especial de unirnos a nuestros hijos. Al leer un libro juntos podemos conocernos mejor, tanto los padres al hijo, como el hijo a los padres; al expresar cada uno lo que siente respecto al libro, qué emociones le despertó y si en algún momento se sintió identificado con algún personaje o con algún suceso.

Es hora de llevar a los niños al maravilloso universo de la literatura, abrir su imaginación y que la lectura sirva de puente afectivo entre padres e hijos.

 


Lina María Palacio
Psicóloga y Mamá
Bogotá, Colombia



¿Quieres recibir información?